Abel Echeverría

Su primer contacto con el mundo de la fotografía fue a los doce años cuando le regalaron un laboratorio en blanco y negro. Desde ese día, hasta hoy, pasaron casi treinta años. 

Por el camino estudio video, sonido, diseño gráfico y fotografía.

Sus años de asistencia para un innumerable grupo de fotógrafos le dio la capacidad de comprender el negocio desde diferentes disciplinas y a entender al cliente.

Desde hace quince años trabaja freelance en interiorismo, comida, producto, transportes, eventos y publicidad corporativa.

Si me dijeran que definiera a Abel en una sola frase diría que es un motivado amante de la imagen que se implica en los proyectos hasta reflejar la esencia que le piden transmitir.